viernes, 11 de diciembre de 2009

Los alumnos y alumnas...

Respuesta de la Real Academia Española a la consulta sobre el uso de "los alumnos y las alumnas" en lugar de "los alumnos":


Si lo que usted persigue es economizar palabras en el discurso, obviamente, la mejor forma de hacerlo en el caso que nos plantea, sería prescindir de uno de los elementos (las alumnas), pues su presencia es pleonática e innecesaria, dado que el masculino plural (los alumnos), sirviendo como genérico, ya incluiría en sí mismo a las alumnas.

En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: El hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañía.

Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con ropas de animales; En mi barrio hay muchos gatos (de la referencia no quedan excluidas ni las mujeres prehistóricas ni las gatas).

Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas.

A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, que no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos:

«Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96).

Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo -y debió- decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros.

Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto es necesaria la mención explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas.


Reciba un cordial saludo.
----
Departamento de Español al día
RAE

4 comentarios:

Antonio Gómez dijo...

Excelente precisión, para aquellos que practican el papanatismo lingüístico y por aquello de lo políticamente correcto, se atreven a corregir a aquellos que utilizan el masculino para hablar de la colectividad, sin discriminación alguna por no mencionar el femenino. Algunos militantes de este papanatismo se han atrevido incluso a creer que se defienden los derechos de la mujer por crear femeninos que no existen como "miembras". Estas personas se deberían dedicar sus esfuerzos en hacer cumplir las leyes de igualdad, que normalmente se saltan a la torera mientras que se inventan estos términos.

oscar dijo...

Vivimos en la sociedad de la prisa donde se trata siempre de economizar tiempo, y eso tmabién se vive en el lenguaje, por eso palabras como gracias, por favor, buenos días, cada vez se pronuncian menos, total no sirven para nada realmente, pero hay que pensar que con las palabras podemos hacer sentir bien a la gente y un buenos días nos puede hacer sonríer y un gracias sentirnos satisfechos, por eso cuando tango que dirigirme a un colectivo amplio no solo tengo que pensar en la correción ligüística, sino que si usando tambíén el femenino en algunos casos puedo hacer sentir bien al colectivo no masculino y no cuestan tanto, por qué no hacerlo. Las palabras transmiten mucho más que ideas, y hacen del mundo un lugar más agradable, según las utilicemos, qué nos cuesta hacerlo.

Blanca Lavado dijo...

Bueno, esto también os lo podía haber explicado yo, que escribí un artículo sobre el asunto en el que decía exactamente lo mismo... Si quieres, Antonio, te lo paso para la próxima edición de la revista jajajajajaj

Blanca Lavado dijo...

Y Felicidades por la revista, un trabajo excelente.